• Simplifica actividades y elimina aquellas que no aportan valor al producto final
  • Se valora como una herramienta de mejora competitiva

Si eres empresario o emprendedor seguro que te preocupa de la competitividad de tu empresa. Es normal que la idea de cómo mejorar el proceso de producción, aprovechar los recursos, tanta humanos como de maquinaria, reducir costes o aumentar el valor del producto y servicio que ofreces ocupe casi la totalidad de tus pensamientos y preocupaciones diarias. Ni qué decir de las noches en vela que se pasan pensando en una estrategia que te de los resultados que tanto anhelas.

Si quieres optimizar los recursos y aprender a darlo todo para crear una empresa competitiva, quizás debas conocer la metodología lean manufacturing.

Pero vamos a empezar por el principio. ¿Qué es el lean manufacturing y cómo puede ayudarte a mejorar el proceso de producción de la empresa donde trabajas?

¿Qué es Lean Manufacturing?

El Lean Manufacturing, o también llamado Lean Production, es un método de organización del trabajo centrado en mejorar y optimizar del sistema de producción. Su objetivo fundamental es el de maximizar beneficios deshaciéndonos de aquellos recursos que son prescindibles. Eliminamos el despilfarro, mejoramos la calidad y reducimos tiempo de fabricación y los costes, es decir, mejoramos la competitividad de la empresa.

¿En qué se basa esta metodología?

– Analizar el modelo de producción: ¿Cuánta demanda tiene mi producto? Según la cantidad de demanda, ¿es apropiado usar métodos estos métodos: en cadena, automatizados…?  Además: ¿Cuáles son las perspectivas del sector? ¿Cuál es la estrategia a largo plazo de la empresa?

 – Eliminar actividades que no aportan valor: ¿Esta actividad sirve para algo? ¿Aporta algo al producto final?

– Simplificar actividades: ¿Este proceso se podría hacer de forma más sencilla? ¿Se podrían eliminar pasos en la producción, minimizar desplazamientos de material, etc?

– Eliminación de tiempos muertos: ¿Dónde se generan los cuellos de botella en el proceso? ¿Se pueden eliminar las retenciones? ¿Se puede fabricar más rápido sin quitar calidad?

– Evitar materiales y características superfluas: ¿Estamos ofreciendo características que el consumidor no busca?¿Usamos la cantidad y calidad de materia prima óptima? ¿Nuestro producto lleva demasiado embalaje?

– Centrarse en el producto o servicio final: ¿Qué desea el consumidor? ¿Nuestro servicio se adapta (en características y precio) a lo que quiere el cliente? ¿Qué es lo que está ofreciendo nuestra competencia?

– Optimizar la cartera de productos: ¿Tenemos en el mercado productos obsoletos o que no dan beneficios? ¿Podríamos unificar varios productos similares en uno sólo para evitar sobrecostes y crear economías de escala? O lo contrario… ¿hay demanda en el mercado para algún producto nuevo?

– Inversión tecnológica e I+D: Para diferenciarse de la competencia hay que invertir en mejoras tanto en el producto final como en los procesos que lo crean. ¿Qué debemos hacer ahora para que dentro de 10 años sigamos siendo competitivos?

Detectar las actividades que no añaden valor al servicio o producto son a veces difícil de detectar, por eso la metodología lean manufacturing se valora como una herramienta de mejora competitiva creando valor añadido al servicio o producto, detectando y eliminando actividades innecesarias.

Si te encuentras en situación de querer mejorar la competitividad de tu empresa, la Matriz impulsada por el Grupo RMG, te ayudara a conocer la fase en la que te encuentras y cómo puedes actuar frente a tu competencia.

En este sentido, muchas empresas se han dado cuenta que este aumento de competitividad, junto con las inversiones en desarrollo tecnológico implementadas para llevar a cabo la transformación digital de la empresa son cruciales en las industrias de los países desarrollados. Mejorar la productividad y aumentar el valor añadido del producto final es la única forma de competir con terceros países. Por esta razón es tan importan, en un mundo globalizado, contar con un plan estratégico que nos permita ser competitivos a medio y largo plazo.

Beneficios del Lean Manufacturing

Para seguir siendo competitivos y creando valor para el cliente, muchas empresas deciden adoptar la metodología Lean Manufacturing. Este aumento de la competitividad se da a partir de una serie de beneficios que la empresa pasa a experimentar internamente en los diferentes niveles de la jerarquía:

  • Incremento de la productividad
  • Incremento de la calidad
  • Incremento de las ganancias
  • Incremento de las ventas
  • Incremento de valor de la empresa
  • Reducción de inventario
  • Reducción de plazo de entrega
  • Reducción de los costes de producción

Cabe destacar la importancia del liderazgo comprometido capaz de proporcionar condiciones para que los resultados citados se alcancen.

¿Qué se opone al Lean Manufacturing?

Si el mercado ya cuenta con bastantes casos de éxito de la aplicación de la metodología Lean, ¿cuál es el obstáculo para ponerlo en práctica? Algunos elementos comunes que pueden identificarse cómo tóxicos para el Lean Manufacturing son:

  • El escepticismo sobre la validez de la filosofía de Lean.
  • La idea de que Lean Manufacturing no es más que otra iniciativa igual a las demás.
  • La idea de que no hay tiempo para ejecutarlo.

Si eres el director de una empresa y deseas implementar lean manufacturing, puedes ir a una planta que ya haya sido implantada y ver cómo funciona. Incluso puedes formarte sobre el tema, dada la amplia disponibilidad de materiales didácticos o realizar el cuestionario personalizado y totalmente gratuito del Grupo RMG.

Fuente: https://www.foromarketing.com/lean-manufacturing-competitividad-empresa-implementarlo/

Share This